Compartir

Según confirmó el subcomisario José Fernández, jefe de la División Seguridad Rural de la policía del Chubut, durante las últimas horas se concretaron (con resultado positivo) varios operativos orientados “al control del abigeato en la región”.

Ayer, cerca de las 16, “se secuestraron dos vacas carneadas, que tres personas transportaban en una camioneta procedente de Ñorquinco (Río Negro), sin ningún tipo de documentación que respalde su procedencia”, detalló.

En tanto, en la medianoche anterior, en el mismo sector (límite interprovincial), se incautó “un novillo pampa negra, incluidas las vísceras, que cinco hombres intentaban ingresar a El Maitén a bordo de una Renault Traffic”.

En este caso, Fernández adelantó que tras el decomiso de la carne “se secuestraron las armas blancas en poder de los infractores, al tiempo que se los identificó. Luego recuperaron su libertad y quedaron sujetos a la causa tramitada ante el juzgado de paz local”.

“Luego de la revisión de un veterinario, la carne será donada a distintas instituciones”, adelantó.

Las tareas de vigilancia en la zona se vienen incrementando durante los últimos meses, en un trabajo conjunto entre las comisarías de Ñorquinco y El Maitén, donde incluso se puso coto a la caza furtiva de ciervos en un campo de la estancia del grupo Benetton, a la altura del paraje conocido como Puesto de Chapas.

El jefe de la División Seguridad Rural subrayó que “constantemente hacemos controles para evitar el paso ilegal y el comercio clandestino” y explicó que “la carne tiene que ser adquirida en un comercio y faenada en un establecimiento con todas las autorizaciones previstas. En estos procedimiento, además se secuestraron vísceras que tienen riesgo porque pueden expandir la hidatidosis”.

Leer mas

Comentarios

comentarios