Centro de Informes

“Socios sí, empleados no”: el armado de Frigerio, Monzó y la nueva interna en Cambiemos

Fue uno de los armadores principales de la administración de Mauricio Macri. Junto con el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, se encargaron de conseguir los votos necesarios para que tanto en la Cámara Baja como el Senado Cambiemos consiga aprobar las leyes que estaban en su horizonte. Consolidada la unidad, que sigue en vías de trabajo pero sin las fugas de diciembre del año pasado, en el principal espacio de la oposición se viene el debate de la agenda a futuro. Dentro del mismo el ex ministro de Interior, Obra Pública y Vivienda, Rogelio Frigeiro, junto con Monzó tienen una idea central: socios políticos sí, empleados no.

Los primeros meses del 2019 encontraron a ambos ex funcionarios haciendo aún más fuerte el vínculo entre ambos. De cara a lo que se viene, y como parte del scouting que realizó, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, varios de los ex funcionarios que estaban con Frigerio y Monzó desembarcaron en la Ciudad. “Fue algo más por una cuestión de aporte que de pagarle a ellos. Pasó por ahí la cuestión”, explican cerca del alcalde porteño que quiere tener una respuesta cuanto antes de parte de ambos.

Lee más – Macri reapareció sin Marcos Peña: reunió a la cúpula del PRO y les pidió rechazar la reforma judicial

“La ansiedad es buena para la gestión, dice Larreta pero para la política a veces no tanto”, le dijo a BigBang una fuente al tanto de las negociaciones. Ambos tienen en claro que la condición sin ecuanon es ser socios no “empleados” en el sentido de recibir órdenes por parte de Rodríguez Larreta. “Tienen que decir si nos quieren como socios o como consultores. Porque la acción es diferente en cada caso”, explican.

“Rogelio va a ser socio político. Esta dentro del espacio y va a colaborar en el armado de la plataforma electoral nacional; pero está claro que en el 21 va a tener que pasar por un proceso electoral”, remarcan cerca del ex ministro de Interior que todavía no tiene decidido si jugará fuerte en la Ciudad o en la provincia de Entre Ríos. La única certeza es que en breve comenzará a levantar el perfil a tono con la nueva etapa.

Mientras tanto el retorno a la escena pública de Macri habilitó lo que será el nuevo debate en la agenda de Cambiemos de cara a lo que vendrá adelante. Es que luego de encaminada la disputa por la unidad de dicho espacio, que sigue siendo la principal preocupación de los miembros fundacionales, la pregunta en el aire apunta a cuales serán las reglas con las que se manejará.

“Necesitamos sí so sí tener reglas claras sobre el funcionamiento de Cambiemos. Y las tenemos que acordar ya, no en plena campaña electoral como nos pasó el año pasado”, adelantó uno de los armadores del PRO. “¿Qué cosa de la UCR vamos a apoyar? ¿Qué cosas que quiere el PRO van a apoyar ellos? Esas son las preguntas que, por la salud de Cambiemos, tener que responder ya”, agregó la misma fuente que remarcó además que lo amplitud no se tiene que negociar.

Los dos casos testigos que demuestran, para los diferentes armadores, la necesidad de consensuar eso son la designación de Miguel Ángel Pichetto como presidente de la Auditoría General de la Nación y el rechazo al pliego del juez federal Daniel Rafecas para ser el Procurador General. “Hay que entender, en post de la amplitud y la salud de la coalición cada espacio va a tener que hacer concesiones”, le dijo a BigBang una alta fuente del radicalismo.

Dentro de esos consensos se encuentra la idea de definir temas macros y micros. La diferencia estaría en si se tratan de temas de Estado o no. Allí, si bien puede haber diferencias como sucedió en algunas de las últimas votaciones en el Congreso en donde la UCR, el PRO y la CC tuvieron posturas diferentes fue todo dentro de una misma estrategia.

Lee más – Pichetto levanta el perfil: el futuro dentro de Cambiemos y el puesto con el que busca “resistir”

Uno de los puntos más calientes de esa agenda es qué sucederá con Macri. Es que luego de las apariciones de la última semana y las críticas que deslizó a la situación económica del país, un sector de la UCR comenzó a plantear la necesidad de que haya un silencio por parte del ex presidente por al menos por unos meses. Algo con lo que también estarían de acuerdo otros integrantes del PRO.
 

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.