Compartir

Las compañías aseguradoras se aprovechan de los bulos y la desinformación.

Asumir la mayoría de edad conlleva un sinfín de ventajas, como emborracharse —legalmente—, votar, emborracharse —legalmente—, entrar en salas X —legalmente— y alguna cosa más, como emborracharse —legalmente—. Asimismo, de entre todas ellas, destaca que puedes sacarte el ansiado carnet de conducir. Todo el mundo habla de ello. Pero de lo que pocos hablan, es de qué pasos debemos seguir cuando sufrimos un accidente. Sobre todo cuando la culpa no es tuya. Y ya sabes: NUNCA ES TUYA.

En la autoescuela pasan de puntillas. Te explican cómo rellenar un parte y un par de directrices, pero no te cuentan qué hacer si se dan a la fuga, si conduce otro, si te duele el cuello pero no quieres coger la baja porque tienes miedo de perder tu trabajo precario o si las compañías de seguros se pasan de listas porque en su oligopolio se "ayudan" unas a otras porque les conviene.

Para que conozcas tus derechos y cómo actuar en un accidente, me he puesto en contacto con el abogado Rafa Cotta, responsable del área penal en Cotta Abogados.

Antes de entrar en materia, el experto me insta a que hay que conocer los cambios de los últimos años para estar al día en caso de sufrir un accidente.

Si sufres daños físicos

Si eres novel o llevas poco tiempo con el carnet, lo normal es que te dejes aconsejar por familiares que conducen desde hace décadas. Pues OJO, porque el panorama ha cambiado completamente desde hace un par de años, como bien señala Rafa:

"El procedimiento judicial es totalmente distinto después de la reforma del Código Penal de 2015. Antes, el tema de los accidentes de tránsito, si había daños físicos y mediaba denuncia por ello, se iniciaba el correspondiente juicio de faltas. El juzgado de instrucción te citaba en un juicio de faltas y un médico forense te visitaba para comprobar que tus molestias eran ciertas. Ibas con tus informes, te revisaba y emitía un informe del que saldría tu indemnización. Así era muy rápido, sencillo y, sobre todo, barato".

Si antes era así de fácil, es lógico imaginar que ahora la cosa se ha enrevesado. Según Rafa, se cambió el Código Penal porque muchísimas personas se aprovecharon del sistema para simular partes. Había familias que cada mes hacían uno y ganaban 2.000€ de la nada, se conocía como "cheque cervical". Incluso había mafias organizadas para estafar a los seguros.

"Ahora se ha despenalizado", comenta el abogado. "Los accidentes cotidianos quedan fuera de la órbita del procedimiento penal. Si tienes un accidente con lesiones, vas al médico, informas a la aseguradora del otro, te sometes bajo el tratamiento que te indique el tiempo que haga falta hasta que termines.

El Código Penal cambió porque muchísimas personas se aprovecharon del sistema para simular partes. Había familias que cada mes hacían uno y ganaban 2.000€ de la nada

La compañía de seguros está obligada a hacerte una oferta motivada —cantidad de dinero que si aceptas después no puedes reclamar— por la Ley de Responsabilidad Civil y el Seguro de Circulación de Vehículos a Motor. Si no estás conforme, la impugnas y vas a juicio, donde tendrás que desembolsar el abogado, el perito médico y el procurador a modo de inversión. Se ha encarecido mucho el proceso, que también se alarga en el tiempo, favoreciendo a las compañías".

Luego puedes recuperar esa inversión, pero cuando la compañía te ofrece, por ejemplo, 600€ en vez de 1.000€, como podría ser una lesión cervical leve, ir a juicio por esos 400€ que son tuyos es un berenjenal del que las compañías de seguros se aprovechan. Lógico. Para recuperar esos 400€ se tienen que invertir 1.500€ en médicos, abogados y procuradores, para luego reclamar en el juicio, que puede tardar de 3 a 12 meses, para que te devuelvan los daños y perjuicios.

Para conseguir la mejor compensación económica, Rafa me insta que vayamos con cuidado cuando nuestro seguro pone a nuestra disposición sus servicios jurídicos. No debe olvidarse que existe la libre designación del abogado y que siempre es más recomendable contratar a un abogado de nuestra confianza que uno que es el abogado de la propia compañía, puesto que en la gran mayoría de los casos la defensa que recibiremos será mucho mejor y las compañías cuando existe cobertura legal tienen que sufragar sus costes hasta el límite de la póliza. Por tanto lo mejor es externalizar el asesoramiento, que casi siempre te entra también en la póliza, si no total, parcialmente.

El error más habitual

Rafa lo tiene claro, clarísimo: el fallo que más cometemos es la falta de asesoramiento. "Mucha gente que tiene cervicalgia, que suele salir al día siguiente, no va al médico porque confunden baja laboral con baja médica. Para que lo entiendas, cualquier lesión tiene carácter impeditivo. Ese dolor del cuello no te impide bajar a por el pan, pero sí cargar cajas pesadas si trabajas en un almacén. Si por el contrario trabajas en una oficina, no por estar impedido debes ni tienes que coger la baja laboral. Son cosas diferentes", concluye el experto.

Por lo tanto, piénsalo dos veces antes de tragarte los dolores porque el miedo a perder un trabajo porque tus derechos son tus derechos.

El bulo de conducir el coche de otro

Uno de los grandes bulos de las compañías aseguradoras. Si tu coche lo conduce un amigo o familiar, ESTÁS CUBIERTO IGUAL. "El hecho de que no formes parte del seguro, no significa que no estés cubierto. Es el coche lo que se asegura, así que la aseguradora tiene que hacerse responsable, se ponga como se ponga. Es muy común que digan que no, pero la verdad es que sí", concluye Rafa.

Aunque conduzca otro estás cubierto. Es el coche lo que se asegura, así que la aseguradora tiene que hacerse responsable, se ponga como se ponga

Qué pasa si me equivoco rellenando el parte

Tienes el accidente, todo parece controlado porque los daños, por suerte, no son graves, pero los nervios y la falta de práctica te juegan una mala pasada. Muchas cruces, un espacio para dibujar y un recuadro de observaciones. Quieres terminar cuanto antes y lo rellenas rápido. Es posible que el otro te la intente colar o tú mismo cometas un error que la aseguradora contraria aproveche para quitar credibilidad a tu testimonio.

"El parte no es una prueba absoluta, pero estás firmando tu testimonio, y revocarlo o modificarlo es más complicado. Si te lías con las cruces, es muy, pero que muy importante hacer un buen dibujo del accidente y una buena descripción de los hechos en el apartado de 'observaciones'".

Si el que comete la infracción me la intenta colar

Puede ocurrir que la persona culpable te la cuele o que cometa todavía más irregularidades y te pille por sorpresa. Rafa Cotta explica que si se da a la fuga, debes estar atento a la matrícula y denunciarlo a la policía. Son ellos quienes identificarán el vehículo y su póliza para que puedas reclamar al seguro. Si el infractor, en otro supuesto, no tiene seguro, él asumirá todo las compensaciones económicas que haga falta de su patrimonio personal.

Si todo está aparentemente en orden, pero la otra persona te discute o intenta dar la vuelta, llama inmediatamente a la policía y que levante un atestado, "que para eso están", concluye el experto.

Estas son algunos de los principales derechos que todos tenemos cuando, por desgracia y casualidad, sufrimos un accidente de tráfico por culpa de otro. Como has podido ver, las compañías aseguradoras son quienes manejan los hilos y se aprovechan de los bulos o la desinformación. No pienses que vas a perder el trabajo: asesórate bien y pide lo que te corresponde.

Publicado originalmente en VICE.com

Leer mas

Comentarios

comentarios