Compartir

El interno 238 de la línea 44 en el frente de una casa ubicada al 4100 de la Avenida Amancio Alcorta en Pompeya

Eran minutos antes de las 8.30 de la mañana. Una persona en evidente estado de ebriedad se subió con muletas al colectivo interno 238 de la línea 44, que circulaba por las avenidas Amancio Alcorta y Sáenz, en el barrio porteño de Pompeya. Según trascendió por las declaraciones de pasajeros en sede policial, la persona alcoholizada comenzó a generar disturbios, a proferir amenazas. Hay indicios que revelan una pelea con el chofer porque este lo obligó a pagar el boleto. La discusión terminó con la unidad incrustada en el frente de una casa sobre Amancio Alcorta al 4100.

El impacto se produjo porque el pasajero que había iniciado la disputa manoteó el volante del colectivo. El desenlace pudo haber sido trágico. La colisión dejó cuatro heridos, entre ellos el chofer y una mujer con heridas de gravedad. Alberto Crescenti, titular del SAME, detalló: "Tuvimos que trasladar al conductor, a dos hombres con politraumatismos y a una mujer con traumatismo de tórax". La mujer, agregó el especialista, podría tener algún tipo de fractura en las costillas. Fue trasladada al Hospital Durand, mientras que los otros tres lesionados fueron atendidos en el Hospital Penna.

Agentes de Guardia de Auxilio del gobierno porteño apuntalarán la estructura de la vivienda antes de sacar el colectivo

El acusado de haber provocado el accidente fue inmediatamente detenido. Personal especializado inspecciona la vivienda para determinar si hay peligro de derrumbe. Agentes de defensa civil intentan apuntalar la estructura de manera provisoria para regularizar el estado de la propiedad y extraer el colectivo, en procura de evitar cualquier tipo de derrumbe.

"Nos habíamos acostado tarde porque había sido el cumpleaños de mi hijo. Antes de despertarnos escuchamos como un montón de platos que se rompían", explicó el dueño de la casa. "Miré por el balcón y vi un colectivo incrustado, y también estaba el que causó el accidente caminando por ahí, no le pasó nada", agregó.

"Tuvimos que entrar por atrás para sacar a la gata y a un perro, que quedaron en el fondo. Tuve miedo de que la hubieran aplastado, porque el colectivo se metió en el garaje y me empujó el coche para atrás", reveló. Mientras que muchos pasajeros circulaban por el interior de su hogar tras bajarse por la puerta delantera del colectivo de la línea 44. Su mujer, en parte, explicó en diálogo con TN que se despertó por el ruido de un fuerte estruendo. "Supuse que se había roto un vidrio, y cuando bajé me encontré con un colectivo adentro de la casa", relató.

LEA MÁS:

Chocó un micro que trasladaba a un equipo de fútbol infantil: dos muertos y más de diez heridos

Dos reconocidos pilotos de Top Race protagonizaron un accidente fatal en Entre Ríos

Leer mas

Comentarios

comentarios