Compartir

Aceptable. Así fue el rendimiento de Manu. Jugó 16 minutos.


Sin Stephen Curry en cancha, Golden State Warriors vapuleó 113-92 a los San Antonio Spurs en la primera ronda de los playoffs de la NBA. Mañana vuelven a enfrentarse por el segundo partido de la serie pautada a siete encuentros. Ginóbili tuvo una jornada aceptable.

De muy poco sirvió la buena actuación de Manu en los 16 minutos que le tocó estar en cancha, y tampoco el talento de Tony Parker y del español Pau Gasol (marcó seis tantos), para contrarrestar la contundencia y la efectividad del actual campeón y gran favorito para quedarse con el bicampeonato de la NBA, que se dio el lujo de tener nada menos que a Stephen Curry sentado en la primera fila, vestido de civil, soñando con volver cuanto antes a las canchas tras su reciente lesión.

Hay un abismo entre los dos equipos que abrieron los playoffs 2018, y así quedó demostrado en un partido sin competencia, dominado por Kevin Durant primero y Klay Thompson después, a su gusto y antojo, ante el equipo de Popovich que está en el principio de su lógico ocaso, tras 21 temporadas siendo gran protagonista y luchando por el anillo.

Mientras, el mejor en el marcador por los “guerreros” fue Klay Thompson, con 27 puntos, incluidos 5 de 6 triples, seguido del también estelar Kevin Durant, con 24 tantos, 9 rebotes y 7 asistencias, y de Draymond Green, quien aportó al triunfo de los campeones 12 tantos y 11 asistencias; por el lado de la visita, en los 16 minutos que le tocó jugar, Manu Ginóbili contribuyó con 9 puntos, 3 rebotes, 3 robos y una asistencia.

Lo mejor del argentino tuvo lugar en el primer cuarto del partido, cuando acertó sus dos intentos de triple en todo el juego y a 4,3 segundos del final, se lució al coronar con un espectacular triple, una gran corrida que inició en campo propio tras robarle una gran pelota a Kevon Looney. Pero Warrior fue el claro dominador y justificó ampliamente el 113-92 final.

Mañana volverán a verse las caras en Oakland, California, por la segunda fecha de la serie, y todo indica que los Spurs deberán mejorar mucho para evitar que los Warriors se encaminen hacia su segundo anillo consecutivo.

MáS NOTICIAS DE DEPORTES



Una derrota previsible
  • Email

Leer mas

Comentarios

comentarios

Compartir
Artículo anteriorTodos recopados
Artículo siguienteRacing volvió a quedar en deuda